Manzanas asadas con miel

Cudeiro (Ourense). Agosto 2011

Cuando llegaba el invierno mi madre encendía todas las mañanas el fogón de carbón que había en la cocina. Así nos calentábamos en aquel pequeño piso del extrarradio. Muchos días, para aprovechar el calor, asaba castañas sobre la placa o llenaba el horno con delicias cuyo olor invadía el edificio entero. Así, al regresar del colegio, sabía nada más cruzar el portal lo que había de comida ese día. El dulzor empalagoso de las manzanas asadas con miel y canela resultaba de los más apetecibles. Nada que ver con los frutales y colmenas incendiados por divertimento.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s