Espera

Carballiño (Ourense). Agosto 2011

Algunas mañanas el dolor de huesos es tan fuerte que le gustaría fundirse con el colchón y no levantarse. Entonces busca un motivo. Antes resultaba más fácil; primero los hijos y después los nietos la mantenían ocupada. Pero unos marcharon, otros crecieron y ahora el tiempo se cuenta en los estantes sin polvo que repasa una y otra vez para verificar su pulcritud mientras espera junto al teléfono que le recuerden que la quieren, que sigue siendo necesaria.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s