Tierra

Ourense. Agosto 2011

Me sabe a tierra este brindis. A la tierra que acogió las cepas y alimentó las ramas de las que nacieron las uvas que regalaron el vino. A la tierra que ofreció el barro para que el alfarero manchara sus manos modelando la jarra para que descansara el vino. Me sabe a tierra, a trabajo y a sudor; a esfuerzo y recompensa; a tiempo y reposo. Brindemos pues, alegres, aunque la industria multicolor de las burbujas químicas asome amenazante por la retaguardia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s