Ayer

Freás (Ourense). Agosto 2011

Llega septiembre y los lustrosos racimos de perlas verdes se mustian ignorados mientras los brazos salvajes de su madre abrazan los muros abandonados. En noviembre, los pequeños agracejos que hasta las voraces avispas despreciaron colgarán como dorados zarcillos de las arrugadas orejas del arbusto olvidado. Ayer hubieran sido motivo de fiesta pero ya nadie recoge las uvas y el verde se muere tan despacio como pasan las horas ante las piedras.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s