Vacío

Freás (Ourense). Agosto 2011

Aquel día el sol también quiso apuntarse a la fiesta. Desde por la mañana, el caldero al fuego acogía la comida y las calles empedradas a los invitados. A la hora de comer hubo que improvisar mesas y pedir sillas a los vecinos. Comimos, reímos y bebimos: los mayores, vino del país; los pequeños gaseosa refrescada en barras de hielo. Después, cada uno siguió su camino y no volvimos a juntarnos todos. Se cerraron las puertas de la casa que abandonaron los gatos y ocuparon las arañas. Ahora, tan vacías como la memoria, las botellas que encerraron los brindis duermen fuera, esperando al camión que se lleve al vertedero todos los recuerdos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s