Bautizo

Cadaqués (Girona). Julio 2010

Acostumbrado a la piscina infantil del barrio, caldosa y azul de gresite, el mar me parecía un túnel oscuro lleno de misterios. Aún así no pude contener el deseo y caminé hasta que el agua me llegó a la cintura.  No me sobrecogió la temperatura fría sino la sensación de inmensidad. Las advertencias de mi madre desde la orilla sobre la traición del océano y sus  infinitos peligros no contribuían a que ganase confianza pero comencé a chapotear al ritmo de la risa nerviosa. Desde aquel bautizo marino no he vuelto a separarme del agua.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s