Robo

Begur (Geron). Julio 2011

Cuando el bullicio de la ciudad dejó paso los grillos serenos y las luces de las casas se recogieron para dormir, aprovechaste un despiste de las farolas vigilantes para colarte en mi habitación a escondidas. Desprevenido, había dejado las sábanas abiertas y la piel sin cerrojo; tú, codiciosa,  no tuviste reparo en arramblar con mis entrañas. Cuando las calles se desperezaban escapaste por la ventana, furtiva como habías entrado, orgullosa de tu botín, sin querer volver la mirada para que el rastro de deseo desparramado no derritiera tu corazón helado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s