Un sueño

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Mayo 2011

Todo sucedió en un sueño. Ella surgió entre la niebla. Su piel olía a tierra y sus ojos parecían dos lagos inmensos. Había perdido un trocito de corazón, me dijo, y por eso sus lágrimas bañaban el amanecer. La tomé de la mano y montamos en un columpio que impulsamos hasta que los pies subieron por encima de las nubes. Un brillo intenso bajo sus párpados pintó de celeste el fondo. Al bajar, la niebla había desaparecido y le pregunté si quería buscar ahora su corazón perdido. ¿Qué corazón? me preguntó sonriendo y se esfumó entre la calima. Todo sucedió en un sueño… o quizá no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s