Confesión

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Mayo 2011

Como la tarde no tenía prisa en marcharse nos sentamos para hacerle compañía. El sol parecía cansado y calentaba de mala gana pero aún tenía fuerzas para colorear el paisaje. El viento dormitaba. La confesión llegó más tarde, como si el aire saliera asustado de su duermevela provocando una repentina ventada. Recibí su historia mientras ella observaba mi reacción en busca de una respuesta pero mis palabras se habían marchado sin avisar. Permanecimos en silencio un tiempo sin medida hasta que la brisa volvió a despertarse y nos abrazó con su corriente. No necesitamos más voces.

Anuncios

Un comentario en “Confesión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s