Viaje

Oliva (Valencia). Mayo 2011

Mientras Marcela añoraba las olas que golpean El Malecón, la suave brisa mediterránea acariciaba mis mejillas y algún grano de arena travieso ocultaba un punto y aparte. Marcela viajaba de La Habana a París y de Nueva York a Barcelona creyendo buscar su sitio mientras mi silla se hundía en la playa y mi silueta comenzaba a formar parte del paisaje. Cuando Marcela se encontró, por fin, a sí misma en un rincón del pasado cerré las tapas y la dejé allí tranquila; llené los pulmones de aire salobre y dejé a los ojos perderse en el horizonte, consciente de que no necesitaría maletas para mi próximo viaje.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s