La señal

Madrid. Mayo 2011

Caminaba cabizbajo ocupado en retorcidos pensamientos. Tropezaba en las esquinas con pasos apresurados y dudas existenciales cuando el claxon de un vehículo nervioso me devolvió al momento y lugar en que me encontraba. Asustado alcé la vista y sin apenas tiempo para reponerme encontré, como una tremenda bofetada, una respuesta escrita en el cielo. Tomé aliento, miré a ambos lados de la calle antes de cruzar y continué caminando cabizbajo ocupado en retorcidos pensamientos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s