Abandono

Freás (Ourense). Enero 2011


Sí, abandoné el trabajo. ¿Quién no, ante aquella mirada? No sólo abandoné el trabajo, sino que lo olvidé por completo. Recuerdo en cambio el calor y el aroma del heno que nos acogió. Sí, abandoné el trabajo porque podía esperar. Los besos no. Por eso escapamos y nos escondimos y nos besamos y nos amamos sobre la mies mientras, celosa, la tarea pendiente escuchaba a través de la puerta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s