Despertador

Freás (Ourense). Enero 2011

Érase una vez un lugar donde los gallos cantaban al amanecer y los pijamas largos resultaban necesarios para resguardarse del frío. Una mañana de primavera pasó por allí pasó un niño de ciudad y se extrañó por la ausencia de despertadores y aparatos de calefacción. Preguntó a los mayores por la causa y éstos se encogieron de hombros. Cuando el niño llegó a su casa de ciudad cerró los ojos intentando escuchar a los pájaros cantar en la fresca mañana pero un pitido electrónico le devolvió a la realidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s