Amanecía

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Diciembre 2010


Los pájaros se confundieron cuando se ocultó el sol y escondieron la cabeza bajo su ala para dormir. Sin embargo, amanecía. Los árboles llevaban varios meses durmiendo y por eso sus ramas desnudas se recortaban sin pudor contra el cielo negro. Sin embargo, amanecía. En medio de ese invierno negro de tímido sol, aves confusas e impúdicos árboles, ella se ahogaba en penas. Sin embargo, amanecía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s