Caracol

Cáceres. Diciembre 2010

Caminaba sin prisa sintiendo bajo mis pies descalzos las imperfecciones del terreno. La mochila había pasado a formar parte de mi espalda y ya ni siquiera notaba su peso. Ignoraba cuánto camino me quedaba por recorrer. Tampoco me importaba hasta que algo ante mis ojos me resultó familiar. Al poco, otra visión conocida me hizo reflexionar. Levanté la vista y alrededor no encontré nada nuevo. Así me di cuenta que avanzaba dibujando espirales. Entonces el destino se me presentó como un agujero negro, desconocido, infinito, inalcanzable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s