Incompatibilidad

Cáceres. Diciembre 2010


En el tendal cuelga, húmeda aún, la ropa que ayer mismo te quité mientras ignorábamos las incompatibilidades y te veo marchar. Ya sé que tú detestabas mi inocencia y yo el humo de tu cigarrillo; que mi falta de ambición se enfrentaba a diario con tus fantasías; que cuando buscabas billetes hacia marte yo leía la letra pequeña. Pero esta noche, cuando recoja la ropa, recordaré la piel que llenaba el algodón vacío y seguiré sin entender por qué te fuiste.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s