Grande

Campo de Criptana (Ciudad Real). Mayo 2010

Al principio me intimidaba su presencia; se le veía tan grande, fuerte y seguro que a su lado me sentía tan insignificante como una colilla aplastada. No tardé en darme cuenta de que tanto su grandiosidad como mi pequeñez sólo dependían del punto de vista o del momento. Entonces dejé de encontrarme diminuto aunque jamás olvidé mi origen humilde ni mi caracter sencillo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s