Acorde

Madrid. Enero 2010

Un acorde mayor me pilló desprevenido, me tomó por los pies y me elevó cuatro palmos del suelo. Cuando me quise dar cuenta bailaba descontrolado por las alturas de la habitación. Temí caer de golpe cuando terminase el sonido pero se había apoderado de mí hasta tal punto que el efecto duró varias horas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s