Coloniales y ultramarinos

Braga (Portugal). Diciembre 2009

El colmado de la esquina hoy es un local vacío en venta. Desde que Ramón se jubilara pasaron por allí inmobiliarias o locutorios. Mucho antes, cuando jugábamos en la calle, mi madre me daba una voz desde la ventana: “Acércate a los ultramarinos y compra unas arenques”. Una mezcla de olores intensos me llenaba nada más entrar. Ante el mostrador de madera bruñida reposaban los sacos de patatas y legumbres; sobre las estanterías, también de madera, se acumulaban toda clase de latas de conserva mezcladas con los más variados productos a los que yo pasaba revista mientras el tendero, con su bata azul, envolvía las arenques en varios papeles. Hace ya muchos años que por las mañanas no resuena el cierre metálico de Ramón abriendo la tienda pero a veces todos aquellos olores acuden de golpe a la memoria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s