Rutina

Apagas el despertador de mala gana y te levantas gruñendo “cuando todavía duerme el sol”. Un café con sueño y algo parecido a unos buenos días. Sales de casa y el frío te arrea un bofetón. Cuando entras en la oficina, el ambiente te da en la otra cara. Así un día tras otro. Parecida tarea tienen las garcetas que cada mañana, como tú, salen de sus confortables nidos en las lagunas del Parque del Sureste para sortear el tráfico y llegar a donde tienen la comida. Cuando se ponga el sol os encontraréis en el atasco de vuelta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s