Amanece

Rivas-Vaciamadrid (Madrid). Diciembre 2009

De tanto mirar al cielo sus ojos imitaron el azul, también su pelo le robó la luz al sol. De las suaves colinas tomó la redondez para sus pechos y para las piernas el deseo de los ríos por llegar al mar, que se convirtieron en deltas de agua salada al llegar al valle de su vientre.
Todo la tierra guardaba en su cuerpo, por eso supe que la amaría sólo con verla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s