Sin gaseosas

Santillana del Mar (Cantabria). Julio 2009

Cuando se acabaron las gaseosas mi madre me mandó a la bodega a por una botella para la comida. Me levanté del sofá de mala gana pero allí encontré a Carmencita, la niña del primero B, a quien también se le habían terminado las gaseosas. No nos dirigimos la palabra pero mientras recogía el cambio, me regaló una sonrisa que lo dijo todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s