Triunfo

París. Mayo 2009

Todo triunfo lleva implícito el fracaso de los vencidos. Por eso para mí, que siempre me equivoco de bando, las victorias me dejan un sabor agridulce.

Anuncios