Muertos

París. Mayo 2009

Las hojas muertas caen sobre las piedras muertas que cubren los cuerpos muertos. Mientras, el paseante respira el silencio y el aroma de la hierba recién segada que bordea las tumbas le recuerda que la vida brota bajo la misma tierra que alberga los torsos marchitos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s