Adelante

Matalascañas (Huelva). Diciembre 2008

Cuando era niño el horizonte quedaba aún más lejos que ahora. Jugaba a no pisar las rayas de las baldosas y a saltar de un bolardo a otro imaginando que volaba. Cuando era niño el futuro se difuminaba como la frontera del cielo entre las brumas de las olas y sólo importaba terminar los deberes para la clase de mañana. Algunos días no los acabé a tiempo y otros me caía antes de llegar al siguiente bolardo. Pequeños fracasos acumulados en el saco de las desilusiones que me enseñaron la importancia de mirar siempre adelante.

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s