Seco

Delta del Ebro (Tarragona). Diciembre 2008

No llegó a tocar el cielo porque nunca quiso crecer. Sin embargo se hizo muy grande porque extendió sus ramas para poder abrazar mejor y aunque no pretendió ser protagonista se convirtió en guía. Nadie comprende que, joven y fuerte, pudiera secarse. Quizá de tanto repartir se olvidó tomar un poco para sí mismo pero aunque ya no refresque su sombra nos amarraron tanto sus raíces que pasará mucho tiempo antes de que el viento del olvido lo derribe por completo.

(Para Juan Liberto)

2 Comentarios

  1. Gracias Fernando por tu escrito. Que gran capacidad para hacer una semblanza de Juan tan exacta a como era él. Es realmente emotivo. El árbol forma parte de su gran amor por la naturaleza. Muchas gracias. Besos-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s