Quieto

Córdoba. Octubre 2008

Jamás me moví del lugar donde nací. Por voluntad propia al principio; siempre pensé que podría despegar cuando me lo propusiera pero cuando intenté dar el primer paso, me aterró comprobar que mis pies habían crecido y de mis dedos crecían sarmientos que se aferraban a las entrañas de la tierra impidiéndome avanzar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s