Hassan

Marrakech. Septiembre 2008

El aroma que se extiende por toda la plaza me atrae como si fuese una mosca en busca de miel. Cuando llego, el trajín del puesto se confunde con la humarada que desprenden las parrillas trabajando a pleno rendimiento. Tomo sitio en una de las mesas de banco corrido que se disponen alrededor del puesto y compruebo lo que ya suponía: Hassan prepara las mejores salchichas de los alrededores.

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s