Mohamed

Marrakech. Septiembre 2008

La carrera de cada día no tiene más meta que el hogar o el trabajo y para tan largo viaje más vale acompañarse bien. Por eso Mohamed muestra, orgulloso, su inseparable compañera que le llevará al fin del mundo si es preciso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s