Pergamino

Rivas (Madrid). Septiembre 2008

Como tu piel es la piel de mis tambores. Como ellos, tiemblas cuando te acaricio y vibras con mis dedos. Si un día, torpe de mí, no encuentro el golpe preciso, aquel en que se produce el sonido más bello, los tambores atruenan como tormenta y tu gesto se tuerce con el mimo erróneo. Mas cuando mis palmas se confunden con los aros y la muñeca ejerce la fuerza exacta sobre la luna tensa de pergamino, tus gemidos llenan mis oídos de música celeste.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s