Despacio

Porto Covo (Portugal). Diciembre 2007

Un día me di cuenta que había dejado de correr. No por el cansancio de las piernas gastadas sino porque descubrí el sabor del tiempo. Desde entonces camino paladeando cada minuto, extrayendo el néctar a las horas y reposando los días como las siestas que siguen a un buen banquete.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s