Espera

Lisboa (Portugal). Noviembre 2007

Los últimos rayos del sol de la tarde entraban en la habitación por las escasas rendijas de la persiana que dejamos abiertas. Así ni siquiera podíamos ayudarnos de la luz para contar el tiempo y las horas pasaban. Te besé y comenzamos de nuevo. Afuera tu camiseta, aburrida, seguía esperando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s