Tarde

Lisboa (Portugal). Noviembre 2007

Cuando llegué tarde ya te habías marchado. Sobre la cuerda se balanceaban aún las pinzas que minutos antes sostenían la seda que ahora roza tu piel. Me quedé sentado frente a la puerta contemplando el vacío y maldiciendo a mi reloj impreciso.

2 Comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s