Sobrio

Sintra (Portugal). Noviembre 2007

A muy poca distancia de los suntuosos palacios que elevan sus torres sobre los densos bosques del Parque Nacional de Sintra, apenas visible entre laureles y robles, se esconde sin llamar la atención el Monasterio dos Capuchos. Frente a inmensos salones iluminados por inmensas arañas traídas de las fábricas de cristal más prestigiosas del mundo, los monjes tomaban frugales alimentos sobre toscas mesas de piedra en lóbregos refectorios y descansaban en minúsculas piezas que impresionan al visitante más que los tálamos con dosel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s