Espada

Funchal (Madeira). Julio 2007

Muerto el pez, la vida sigue, al menos para el pescadero que resuelve sus asuntos pendientes ajeno a las espadas marchitas que duermen para siempre sobre el mostrador de acero del Mercado de Lavradores.

Un comentario

  1. Pingback: Trackback

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s