Entrada

Barcelona. Mayo 2007

Mientras ella se adentraba en el zaguán y su sombra se fundía con la noche, mi estómago se retorcía como una balleta y mis pies pedían seguirla. No quise ver como cruzaba la puerta pero lancé un beso al aire que acompañó su insomnio mientras yo le escribía poemas en la distancia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s