Cristal

Antrómero (Asturias). Diciembre 2006

Aunque tamizada por las plomizas nubes invernales, la luz se descomponía en miles de chispeantes centellas cuando llegaba al suelo y se reflejaba en las incontables perlas verdes y ámbar que cubrían la cala. También el sonido de las olas al chocar con la orilla se dispersaba reverberando en las paredes acantiladas. No se escuchaba otro ruido en ese rincón, acaso el caminar de los cangrejos apresurados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s