Canto

Chinchón (Madrid). Septiembre 2006

Nunca dejó de cantar. Cantaba desde que amanecía. Cantaba junto a la cocina de leña preparando el desayuno y en el lavadero mientras blanqueaba la ropa. Cantaba al atardecer, en el corrillo de costureras y a su hombre tras la siesta. Si estaba alegre cantaba los gozos para celebrarlo y si triste, cantaba las penas para ahuyentarlas. Nunca dejó de cantar, por eso en su rostro siempre lucía una sonrisa indeleble.

Anuncios

Un comentario en “Canto

  1. Pingback: Canto : Sysmaya

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s